Abeja de pantalones

Es capaz de cavar una galería de 60 cm de profundidad

Como la mayoría de las mil especies de Apidos que se encuentran en Europa, Dasypoda plumipes es una abeja solitaria, es decir, que la hembra, sin ayuda de obreras especializadas, prepara por sí sola la madriguera donde se desarrollará su progenie y, antes de poner un huevo en cada celdilla y cerrarla, deposita en ella una pasta de polen que alimentará a la larva. La abeja de pantalones excava su nido preferentemente en un suelo compacto, pisoteado por el hombre o apisonado por el paso de los vehículos. Así en Alemania, a finales del último siglo, se observó que colonizaba por centenares la explanada de una estación y un recinto ferial. La tierra apisonada antes de pavimentar parece gustarle especialmente. En efecto, se ha señalado la presencia de nidos de estas abejas no sólo en las carreteras de Bélgica y deI norte de Francia, sino también en el patio de honor de diversos castillos, sobre todo en Versalles, donde, cerca de la entrada, en el patio de los ministros, situado delante deI palacio, las abejas han fundado una colonia que algunos años cuenta con casi 3. 000 nidos en actividad. La galería que excava el insecto puede alcanzar hasta 60 cm de profundidad: la masa de «escombros» es, pues, considerable y debe estar lejos del orificio del nido. Para ello, la abeja utiliza los cepillos tibiotarsales de sus patas posteriores, anormalmente desarrollados y revestidos de un espeso vellón de sedas rojizas (de ahí el nombre de plumipes). Cuando el insecto sale del nido con su cargamento de tierra, lo aparta reculando y, al mismo tiempo, lo echa hacia un lado con los cepillos, moviendo sus patas posteriores como si nadara.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *