Abejorro

Conviene evitarlo: es tan peligroso como se cree

El abejorro goza de muy mala reputación, absolutamente justificada. Fácilmente reconocible por su gran tamaño y su coloración particularmente «agresiva», es una versión gigante de la avispa. Afortunadamente, abunda menos que su prima, y vive en los campos, visitando los huertos y cultivos. Su nido, de pasta de madera, es muy voluminoso. Muy a menudo se encuentra suspendido en un granero o bajo el tejado de una granja, pero a veces se ven colonias de abejorros que han anidado en el interior de árboles huecos. Para confeccionar su nido, el abejorro recoge partículas de madera, que masca concienzudamente para obtener una pasta con la que construye las paredes del impresionante edificio. Mientras las avispas roen la madera sana para hacer su pasta, que es gris, el abejorro se contenta con hacer la suya con madera podrida. Esta es la razón por la cual los nidos de abejorro tienen un color marrón y no gris. Una colonia de abejorros consiste en unas 100 obreras y una reina, que es la fundadora y la madre de todos los miembros de la colonia. En el interior del nido, los panales son poco numerosos y están dispuestos horizontalmente. El abejorro se alimenta de frutos maduros, de savia y también de insectos u otras materias cárnicas. Hacia el final del verano aparecen las hembras, que son fecundadas por los machos de la colonia. Estas hembras pasan el invierno al abrigo y en la primavera salen a fundar nuevas colonias. La picadura del abejorro es muy dolorosa, y la gran cantidad de veneno que inocula puede resultar extremadamente peligrosa.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *