Acróbata pigmeo

No escasea, pero hay pocas ocasiones de verle

El acróbata pigmeo hace honor a su nombre, porque es realmente, junto con su pariente de Nueva Guinea, el más pequeño representante de todo el orden de los marsupiales. Este minúsculo mamífero, habitante de los bosques de eucaliptus, sólo se encuentra en Australia oriental, desde la punta extrema de la península de York hasta el sudeste del continente. Si se le observa superficialmente, se aprecia que se parece bastante a un pequeño lirón, o a cualquier roedor, pero en realidad, este animalito enano está altamente especializado Una de sus particularidades es la de estar dotado de la membrana (especie de paracaídas) llamada patagio, muy bien desarrollada. Estas membranas, idénticas a las de las ardillas voladoras, permiten al acróbata pigmeo desplazarse planeando de un árbol a otro. También tiene la cola dotada de dos franjas laterales de pelos rígidos que cumplen la función de timón y de estabilizador. El nombre de acróbata pigmeo le cuadra a este animalito doblemente bien, pues además de sus aptitudes para el vuelo planeado, posee extraordinarios dones de acróbata arborícola. Los dedos de las patas están ensanchados en su extremo y su cara inferior sirve de ventosa, lo que hace que el animal literalmente se adhiera a la corteza lisa de los eucaliptus. Es difícil ver a un acróbata pigmeo en la naturaleza, porque vive principalmente en los árboles y asciende por ellos hasta 20 m; además sólo evoluciona de noche. Su alimento consiste en néctar y minúsculos insectos..

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *