Aguila de moño

A veces anida en los pueblos

Es imposible confundir a esta pequeña águila con otra rapaz, a causa de su coloración y su larga cresta arqueada. En vuelo, la parte inferior de las alas presentan unas marcas blancas características. Los jóvenes son más pardos, con puntos blancos en la cresta. El águila de moño es una rapaz que prefiere los lugares cultivados a la maleza deshabitada por el hombre. No penetra en el interior de los grandes macizos forestales. Su biotopo natural puede ser la selva-galería. En las regiones secas, no se aleja nunca de las cercanías de los riachuelos y pasa mucho tiempo encaramada en un gran árbol. Es bastante común y familiar, sin embargo es poco conocida, ya que precisamente se trata de una especie banal que no llama la atención del observador. Nadie la ha estudiado seriamente, pese a que no teme al hombre, puesto que llega a anidar en las aglomeraciones humanas. Vive aisladamente o por parejas, pero se ven pequeños grupos cuando un fuego en los matorrales hace huir a numerosos animales. Se alimenta de roedores, serpientes, lagartos, anfibios e insectos, y a veces coge alguna gallina. Su caza es poco espectacular: encaramada sobre una estaca de alguna valla o un poste de telégrafos espera que pase una presa. El nido, . construido con ramas, está formado de hojarasca verde y se encuentra situado en un gran árbol entre 10 y 20 m de altura. Lo construyen entre el macho y la hembra y lo utilizan varios años. Los huevos son blancos, con manchas pardas o rojizas y la hembra los incuba. El macho permanece no muy alejado y alimenta a su compañera. Normalmente sólo crían a un polluelo, ya que el otro huevo no suele ser fértil.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *