Aguila imperial

Un ave amenazada, que escasea peligrosamente

El águila imperial es algo más pequeña que el águila real. Es una rapaz diurna, más bien tranquila y menos terrible que su pariente. Bastante extendida en Asia, esta águila posee una población geográficamente aislada que vive en España y Portugal. Antiguamente, en las regiones montañosas de Marruecos septentrional habitaban varias parejas pero, actualmente, la especie ha desaparecido del continente africano. En España, el águila imperial sobrevive gracias a una estricta protección y el número de ejemplares, aunque reducido, se mantiene en un nivel constante. En los Balcanes, sin embargo, esta ave es muy común. Al contrario que el águila real, que caza sobre todo planeando a gran altura, el águila imperiál prefiere observar su dominio desde la copa de un árbol o desde lo alto de un acantilado, y caer rápidamente sobre el animal que ha descubierto gracias a su penetrante vista. Vuela bien, aunque bastante pesadamente. Su régimen alimenticio consiste principalmente en conejos, espermófilos y otros roedores. El águila imperial construye su voluminoso nido en la cima de los árboles. En España, suele ser con la mayor frecuencia un alcornoque el que soporta la construcción. Al contrario que las demás grandes rapaces, esta ave es muy locuaz; a veces emite unos sonidos parecidos al ladrido de un perro, y a veces gritos análogos a silbidos, principalmente para llamar a su cónyuge. Esta ave es solitaria y cada pareja ocupa un territorio bien delimitado. En Asia, el águila imperial emigra en otoño hacia regiones más cálidas, mientras que la población de la península Ibérica permanece sedentaria.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *