Aguila rapaz

Algunos especialistas creen que se trata de la misma especie que el águila de las estepas, pero no es una opinión admitida por todos. En efecto, el plumaje de los pajarillos no es el mismo, la estructura de las patas difiere y, finalmente, la ecología separa a estas dos rapaces. El águila rapaz es sedentaria y vive en la llanura, pero se eleva hasta 1200 m en las estribaciones del Himalaya. Planea mucho cuando caza, pero también lo hace al acecho. Así, se le puede ver posarse cerca de una madriguera y esperar a que salga el roedor que vive en ella. En la India, se apodera de liebres, insectos y reptiles y, en Africa, busca langostas y animalillos expulsados de su lugar por la quema de malezas. No desprecia los cadáveres y llega incluso a hostigar a otras rapaces (halcones, por ejemplo) hasta que abandonan su botín. Se ha observado que hace su nido entre octubre y diciembre en Senegal y de mayo a agosto en Africa del Sur. Construye el nido en un árbol (en Africa suele ser una acacia) y más precisamente en la cima. Consiste en un amontonamiento de ramas y tallos, cuya parte interior está guarnecida de manojos de hierba y de hojas verdes. Mide unos 20 cm de grosor y más de 1 m de diámetro. Los huevos son blancuzcos con manchas marrones y malvas, repartidas irregularmente. En Kenya, el águila rapaz es una de las águilas de presa más abundantes, pero la presencia de águilas de las estepas migradoras, entre los meses de octubre y marzo, puede inducir a error al observador inexperto. Sin embargo, estas últimas son claramente mayores, presentan un plumaje más oscuro y tienen tendencia a mantenerse más tiempo en el suelo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *