Aguila real

Lo único que tiene de rea! es el nombre

El águila real, que de hecho no es más que un enorme cernícalo, no tiene de real más que el nombre. No posee ni la ferocidad ni el coraje de los halcones, que, sin embargo, son más pequeños que ella. Contrariamente a lo que se suele decir, el águila real no es valerosa y sí cobarde, ya que varios cuervos pueden ponerla en fuga. Poco activa y bastante perezosa, esta gran rapaz pasa la mayor parte de su tiempo planeando y sobrevolando su inmenso territorio de caza, en busca de alguna presa. Cuando no caza, se posa sobre una roca. Para encontrar alimento suficiente, el águila real tiene que cubrir un territorio de caza, llamado también dominio vital, muy amplio, ya que únicamente devora las presas que ella misma mata. Sus víctimas favoritas son las marmotas, que le aseguran una estupenda subsistencia. Para atrapar a estos animalitos, tan desconfiados como rápidos para esconderse en su madriguera, el águila recurre a una estratagema: vuela a gran altura y, cuando divisa su presa, desciende y sobrevuela la montaña por el lado opuesto a baja altura, para lanzarse de repente sobre la marmota que se encuentra demasiado lejos de su agujero. Se ha exagerado mucho sobre el peso que puede transportar el águila entre sus garras; de hecho no puede volar con una marmota que pese más de 3, 5 kg, lo que relega al mundo de la fábula todas las historias sobre robo de niños. El águila real vive en parejas que se unen de por vida. Generalmente la hembra pone cada dos años, excepto en las regiones donde abunda el alimento.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *