Aguilas de las serpientes

Ataca a todas las serpientes, sean o no venenosas

La denominación de águila de las serpientes —dada también a los circaetos— inmediatamente indica que estas aves se nutren, en gran parte, de reptiles. Spilornis cheela comprende al menos dos especies y forma parte de un género propio de la región zoo-geográfica calificada como oriental. Las subespecies que habitan las islas Andaman y Nicobar a veces se han elevado al rango de especies, pero se trata de una opinión que no todos los especialistas comparten. En Nepal, el águila de las serpientes vive a una altitud de hasta 3050 m, frecuentando las zonas bastante húmedas y pobladas de árboles. En este medio natural, ocupan el lugar de los circaetos. Solitaria o en pareja, gusta de los linderos, los claros, las orillas de los caminos y también de los campos, por donde se la puede ver sobrevolando los alrededores de las copas de los árboles. Planea en círculos por encima de los bosques, elevando mucho su vuelo. Durante la reproducción, se vuelve ruidosa y lanza silbidos. Se la reconoce por su color oscuro, moteado en la parte inferior del cuerpo. Las alas son cortas y redondeadas. El ave yergue su copete cuando está inquieta por algo. Su alimentación se compone no sólo de serpientes, incluyendo las más venenosas, sino también de lagartos, ranas, roedores y pequeñas aves. Las que viven en zonas llanas realizan la nidificación en febrero o marzo. La aguilera es una amplia construcción formada con ramas y está situada a gran altura, sobre un árbol, normalmente no lejos de un río. El huevo es de color crema con numerosas manchitas marrones. Macho y hembra participan en la edificación del nido, pero sólo la hembra garantiza la incubación.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *