Aguja del Hudson

Se encuentra en numerosos biotopos

En Canadá anidan dos agujas distintas, la aguja jaspeada, Limosafedoa, y la aguja del Hudson, que se diferencia de la especie anterior por la mancha blanca que tiene en la base de la cola y una banda alar del mismo color. Gran migradora, la aguja del Hudson pasa el invierno en la parte meridional de América del Sur. Lo curioso es que casi no se la ha observado al pasar sobre las costas de Estados Unidos, por lo que algunos especialistas sagaces han deducido que estas aves efectúan un viaje prácticamente sin escalas, entre su área de nidificación y la de invernación. Lo cierto es que sólo se observaron pequeños grupos en Florida entre 1924 y 1928 y, nuevamente, entre 1947 y 1948. Con el plumaje invernal, esta aguja parece gris en comparación con su pariente, la aguja jaspeada, que es fácilmente reconocible por su plumaje leonado y marrón. En el norte de Canadá (por ejemplo, en la zona de la bahía de James), los adultos emprenden viaje hacia el sur a fines de julio o principios de agosto, mientras que los jóvenes no emprenden el viaje hasta septiembre. El nido está situado en una depresión del suelo y puede contar con la presencia accidental de algunas hojas muertas. Contiene unos huevos de color beige teñidos de tonos verde oliva y marcados con numerosas manchas pardas. Durante la migración de otoño, la aguja del Hudson frecuenta los cenagales, las playas de las costas y se le puede ver formando pequeños grupos sólo en los planos de agua dulce. Por el contrario, cuando llega la primavera penetra mucho más hacia el interior. La alimentación de esta gran limícola incluye numerosos dípteros (mosquitos).

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *