Alcatraz patiazul

Se ignora por qué sus patas son azules

Existen varias especies de alcatraces; el más popular de ellos es sin lugar a dudas el alcatraz de Bassan, muy abundante en el Atlántico septentrional. El alcatraz patiazul constituye una curiosidad, pues no se sabe a qué puede obedecer la coloración azul de sus patas y pies. Por otro lado, no se diferencia notablemente de las otras especies del género. Se le encuentra únicamente a lo largo de la costa pacífica de América tropical, desde el Perú septentrional al golfo de California; anida también en las islas Galápagos, donde es una de las aves marinas más notables. Este alcatraz nidifica en cualquier época del año, a causa de la ausencia de estaciones marcadas. Al contrario que los otros alcatraces, que poseen generalmente un plumaje más o menos blanco cuando son adultos, el alcatraz patiazul conserva una librea que recuerda el plumaje juvenil de las otras especies, es decir, bastante moteado. Excelente volador, el alcatraz patiazul es un campeón de la zambullida. En efecto, para capturar los peces de los que se alimenta, esta ave vuela observando atentamente los movimientos de los bancos de peces. De repente, entra en picado verticalmente y se zambulle para coger su presa. Este método de pesca le ha valido el nombre de «piquero». A partir de documentos cinematográficos, los especialistas han podido establecer recientemente que el alcatraz patiazul penetra en el mar a la asombrosa velocidad de 30,6 m/seg, es decir a 110 km/h, y desde una altura de 16 m. El ave desciende hasta 20 ó 25 m de profundidad y vuelve a la superficie después de 20 segundos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *