Almeja fina

Uno de los muchos moluscos marinos

De la misma familia que las almejas grandes (género Venus), las almejas del género Tapes son también muy apreciadas como alimento en nuestras mesas. La concha, adornada de un enrejado de finas estrías, pero apagado y poco brillante, presenta un colorido general beige con pequeñas manchas claras de forma irregular. Estas almejas son las que más abundan en las costas europeas y se encuentran en la arena más o menos limosa de la zona litoral, generalmente poco más abajo del nivel de la marea baja. Es muy fácil efectuar su recogida, pues basta con hacerlo en baja mar e ir provisto de un cuchillo, porque el molusco se encuentra tan sólo a pocos centímetros de profundidad enterrado en la arena. Como mantiene su sifón vuelto hacia arriba y lanza de vez en cuando un chorrito de agua que puede alcanzar 5 ó 6 cm de altura, llama la atención del pescador avezado. La locomoción de las almejas es curiosa de observar y, para ello, basta con recoger una de ellas y meterla en un bocal con arena y agua de mar. Así se podrá apreciar que se entierra en varios tiempos: el molusco empieza por cavar con su pie, hundiéndolo y luego retirándolo todo cubierto de arena para meterlo después en su concha, de tal modo que se limpia de su cobertura arenosa; después de haber excavado así una pequeña cavidad, el animal oscila para ensancharla y se entierra bruscamente hasta un tercio de su concha. Sigue hundiéndose por medio de movimientos irregulares hacia atrás y hacia adelante, manteniendo siempre el sifón hacia la superficie.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *