Almendra de mar

Un molusco comestible muy común

Glycymeris glycymeris lleva el nombre común de almendra de mar (glukus «dulce», meris «amargo»). Su concha es una de las pocas llamadas equivalvas, es decir, simétricas con relación a un plano vertical a la charnela; oblonga, pero casi redonda, presenta una grandísima variedad de colores y de ornamentación, así como un aspecto aterciopelado debido a la presencia de lengüetillas muy finas en serie cuyo extremo se eleva en un gancho. El animal es más grande que su concha, que queda entreabierta en cada extremo; los sifones inhalante y exhalante están protegidos por una cubierta gruesa. La almendra de mar se encuentra en las arenas infralitorales y, en marea muy baja, en las graveras. Como no posee filamentos de biso, vive libre y se desplaza fácilmente por el agua, aunque donde mejor se encuentra es hundida en la arena. Para enterrarse, hinca su pie, con las partes laterales replegadas una contra la otra; cuando alcanza cierta profundidad, extiende estas partes, formando un buen dispositivo de anclaje, y luego se va introduciendo poco a poco mediante contracciones musculares de su pie hasta desaparecer, sin dejar más que un pequeño surco en la superficie de la arena. La almendra de mar posee ojos en los rebordes del manto, pero se encuentran cubiertos por la concha; existen en ella otros órganos perceptores de la luz, en forma de cúpulas, situados sobre las branquias; merece la pena destacar que estos órganos oculares sólo se presentan en los gliciméridos que viven en medios claros, pues sus parientes cercanos que viven en aguas profundas no los tienen.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *