Anade moteado

Discreto y apacible, sólo huye obligado

Ampliamente repartido por Africa, el ánade moteado es uno de los más pequeños patos de superficie y, además, el único que tiene gran parte de las alas de un verde irridiscente. En vuelo, la parte interior del ala es negra y blanca. Este ánade vive en parejas o en pequeños grupos en las regiones de sabanas, frecuentando los planos de agua ricos en vegetación flotante y ribereña. Se mantiene, igualmente, en los bancos de arena. Prefiere, sin embargo, las aguas poco profundas, lo que se explica por la forma que tiene de alimentarse. Como los otros patos llamados de superficie, se contenta con bascular la parte delantera del cuerpo en el agua y hundir la cabeza y el cuello hacia el fondo. Se alimenta, sobre todo, por la tarde y por la noche. Se han encontrado semillas, insectos y crustáceos del grupo de los ostrácodos en su estómago. Es una especie discreta que a menudo permanece inmóvil y que es difícil de asustar; si eso sucede, se posa de nuevo en seguida. En tierra, tiene un aspecto bastante pesado, pues sus patas son más bien cortas. Es sedentario y su densidad de población es débil. En Madagascar, se le llama kizazaka. En esta isla, la reproducción se ha observado en abril, mayo y junio. El nido está escondido en los cañizares y los papiros. Es poco grueso y abriga huevos de color crema. Los plumones que la pata se arranca para tapizar el nido son de color marrón oscuro o negruzcos con el centro más claro. La hembra se parece al macho, pero, en ella, la parte inferior del cuerpo está completamente moteada, mientras que el macho tiene el abdomen claramente rayado. Los pollos se parecen a la madre, pero son más claros por debajo y sus manchas resaltan menos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *