Ancistrodon

Gracias a él, Europa tiene "su"crótalo

Cuando se habla de crótalos, inmediatamente se piensa en América, y más particularmente, en las llanuras de los Estados Unidos. Es la verdadera patria de los crótalos, donde estas serpientes han alcanzado el máximo de diversificación. Se ignora sin embargo que el Viejo Mundo tiene también sus crótalos. Existen unas diez especies, una de las cuales, el crótalo de Halys, o ancistrodon de Halys, vive en Asia y llega hacia el oeste hasta la desembocadura del Volga. Así, Europa, considerada en un sentido amplio, posee un verdadero crótalo. Este ancistrodon vive principalmente en regiones bastante secas y sobre todo cálidas, donde el terreno está parcialmente recubierto de maleza y matorrales. Le gustan las faldas de las colinas bien expuestas al sol y las vertientes ricas en rocalla. Al contrario que sus congéneres y parientes de las regiones tropicales y subtropicales, el ancistrodon de Halys hiberna verdaderamente. Desde mediados de octubre, se entierra profundamente en el suelo, se enrolla en el fondo de una madriguera de roedor y cae en letargo total hasta principios de marzo. La fecha del despertar varía naturalmente según las latitudes y el microclima de su hábitat. Por regla general, los machos aparecen dos o tres semanas antes que las hembras. Los machos se afanan en buscar a las hembras desde principios de abril, lo cual ocasiona frecuentemente combates, más ritualizados que serios, en el curso de los cuales dos machos rivales se enfrentan por la posesión de una hembra. Los jóvenes ancis-trodones se alimentan de lagartos y de insectos, pero, al crecer, se adaptan a un régimen que se compone de pequeños mamíferos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *