Andarríos bastardo

Es muy sociable... pero sólo con sus congéneres

Confundido a menudo con el andarríos grande, de parecido tamaño, el andarríos bastardo se diferencia de aquél por su cara dorsal, más parda, que contrasta con menos fuerza con las plumas blancas situadas en la base de la cola. Además, sus patas sobrepasan netamente el extremo de ésta cuando vuela. Los gritos que emite constituyen igualmente un buen método de identificación. El andarríos bastardo es un gran migrador; hiberna en las regiones tropicales. En Africa, pasa la estación invernal al sur del Sahara, hasta El Cabo. Madagascar, las Seychelles, Arabia, Pakistán, India, Ceilán, el Sudeste Asiático, las Filipinas, Australia y Nueva Guinea son frecuentados por estas aves, que anidan en el norte de Asia. Durante estos viajes, el andarríos no duda en atravesar altas cadenas montañosas; en los Alpes, ha sido visto a 2600 m de altitud. Efectúa los pasos por la noche, en julio-agosto y en abril. Esta pequeña zancuda se instala para anidar en las selvas pantanosas nórdicas. Evita las turberas desprovistas de superficies de agua. El nido, situado en el suelo, está escondido por hierbas, una mata de brezo o un sauce; a veces, aprovecha un viejo nido de otro pájaro (tordo malvís, tordo zorzal, picotero boreal). En este último caso, el andarríos bastardo no lleva ningún material suplementario. Los huevos beiges, manchados de pardo y de gris, son puestos en el mes de mayo e incubados por el macho y la hembra. Tras la eclosión, las cáscaras son arrojadas a distancia del nido y luego los polluelos acompañan a sus padres. El régimen alimenticio comprende dítricos, fríganos, larvas acuáticas de chironomus, etc.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *