Andarríos chico

Visita casi todos los parajes acuáticos

En Europa occidental y central, esta zancuda es la limícola más común de tierra adentro. Se puede ver a la orilla de los ríos o de los torrentes, si encuentra islotes de grava más o menos invadidos por la vegetación. En épocas de paso, frecuenta las orillas de lagos y estanques, a condición de que encuentre espacios libres de vegetación, aunque sean pequeños. Tanto en vuelo como en tierra, el andarríos chico tiene un aspecto característico: se reconocen sus aletazos rápidos, alternados con vuelo planeado. Aunque se ignora su velocidad, el andarríos americano, muy parecido, alcanza 56 e incluso 72 km/h. En reposo, el andarríos chico agita sin cesar la cola de arriba abajo, igual que el aguzanieves. En la época de la nidificación suele posarse sobre los matorrales, actitud común también en otros andarríos. Nada bien y puede sumergirse en caso de peligro. El retomo desde los cuarteles de invierno (situados en Africa, India, China y las islas de la Sonda) tiene lugar en abril para las aves europeas, y el comienzo de la migración se produce entre agosto y octubre. Aves marcadas en Checoslovaquia se recogieron después en Ghana; un ejemplar marcado en el Zaire se halló posteriormente en la región de Vladimir (URSS). El nido, construido al abrigo de un sauce, un aliso o plantas herbáceas, es una depresión revestida de hojas secas, y está más elaborado que el de otras variedades de andarríos. La puesta tiene lugar en mayo; los huevos son leonados con pintas rojizas y castañas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *