Andrena

Un parásito modifica su aspecto

Las andrenas, o abejas de las arenas, son las primeras que liban en primavera, en compañía de las abejas domésticas, desde que el sauce cabruno suelta sus amentos dorados. De la familia de los Andrénidos, que comprende más de 1000 especies, el género tipo Andrena está representado en las regiones medias y meridionales de Europa, así como en el norte de Africa. La andrena posee una lengua relativamente corta que solamente le permite libar las flores planas en las que el néctar no está demasiado lejos de la superficie. Las hembras, equipadas de órganos de recogida como la abeja doméstica, presentan largos pelos colectores en las patas posteriores, que cargan de polen La andrena, abeja solitaria, cava una madriguera en la arena. Esta madriguera es relativamente simple, constituida por una galería vertical de 15 a 30 cm de profundidad, que se ramifica; cada galería secundaria se termina en un alojamiento Es la hembra la encargada del trabajo de perforación; deposita en cada alojamiento una cantidad de polen sobre el que pondrá un huevo, antes de obstruir la abertura con un tapón de arena. Cuando están llenos todos los alojamientos, obtura el orificio superior, haciendo pasar así desapercibida a su prole Las andrenas son a menudo parasitadas por un stilops, minúsculo insecto del orden de los Estrepsípteros, que provoca en ellas una «castración» disiológica: en el macho, la parte visible toma sensiblemente el color de la hembra, las tibias se ensanchan, mientras que la hembra pierde sus órganos recolectores y su instinto nidificador.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *