Anémona de mar

Esta maravillosa flor marina es en realidad un animal

Probablemente no existe ninguna forma animal que evoque a una flor con mayor realismo que la anémona de mar, que hace honor a su nombre. Se conocen varios cientos de especies, aunque no todas son espectaculares. Las hay que son discretas y minúsculas y pasan desapercibidas. Otras, por el contrario, «florecen» en las rocas y entre los arrecifes de coral, que adornan con suntuosos colores de una vivacidad increíble. A menudo nos hemos preguntado para qué pueden servir a las anémonas de mar esos colores espectaculares. Se sabe que, entre la mayoría de los animales superiores, el colorido parece tener alguna función utilitaria en cuanto a camuflaje, señal de reconocimiento o alerta contra los enemigos. En las anémonas de mar, los especialistas no han podido aún descubrir ninguna función de este género. Hay anémonas de mar en todos los océanos, si bien es en los mares tropicales en donde abundan más y estan más diversificadas. Algunas de las mayores especies llegan, e incluso sobrepasan, el metro de diámetro, mientras que, en el lado opuesto, las más pequeñas tienen apenas el grosor de un alfiler. Estas criaturas se alimentan de pequeños animales marinos que interceptan con sus numerosos tentáculos. La mayoría de las anémonas son venenosas. El veneno tiene una función paralizadora sobre las presas. Las anémonas de mar no están enraizadas, sino que pueden desplazarse sobre su soporte, reptando lentamente. Algunas especies flotan libremente antes de posarse en otro lugar.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *