Anfípodo gigante

¿ Es pelágico o bentónico ?

Este magnífico anfípodo rojo con sus grandes ojos amarillos es uno de los mayores representantes de su grupo El macho tiene 5 cm y la hembra 7,5 cm, mientras que la mayoría de los anfípodos no miden más que de 0,5 a 2,5 cm Fue descubierto por el navio océano-gráfico Galathée en aguas profundas. Después, se recogieron ejemplares en numerosos puntos de los océanos, a profundidades que variaban entre los 180 y los 6500 m. Se observan muy bien, en este gran especimen, los caracteres principales del grupo El cuerpo, sin caparazón, está aplastado lateralmente Los dos primeros pares de patas torácicas terminan en pinzas, más fuertes en el macho que en la hembra Los tres últimos pares de patas torácicas están dirigidos hacia atrás, hecho inhabitual en los crustáceos que, sumado a la curvatura dorsal del cuerpo, constituye una excelente adaptación al salto. Siendo la especie que nos ocupa de las profundidades, es difícil conocer exactamente su modo de vida El problema queda planteado a los especialistas Por su aspecto, este animal parece estar adaptado a la vida pelágica, a juzgar por sus grandes ojos y su cuerpo aceitoso En cambio, el contenido de su tubo digestivo muestra limo, signo de animal bentónico Por otro lado, cuando a veces se recoge en cantidad en nasas cebadas con peces muertos, se deduce un régimen carnívoro; se les puede considerar como los viajeros de los mares profundos El color rojo, corriente en los crustáceos abisales, puede no aparecer en algunos individuos y hasta ahora es imposible decir cuál es la causa de esta falta de color

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *