Anfisbena

Es un verdadero lagarto aunque se asemeja a una lombriz de tierra

La anfisbena cenicienta es el más curioso lagarto de Europa. Está totalmente desprovista de patas, como el lución, pero su aspecto nos recuerda mucho el de alguna lombriz. De entre todos los saurios europeos, es el peor conocido. Diremos que la anfisbena cenicienta pasa toda su vida escondida bajo tierra, lo que hace muy problemática cualquier posibilidad de observarla en la naturaleza. La forma de su cabeza se asemeja mucho a la de su cola, de forma que a veces es muy difícil diferenciarlas. Las placas córneas que recubren la cabeza y la cola le sirven a la anfisbena cenicienta para cavar sus galerías subterráneas, por las que se desplaza con una rapidez sorprendente. Se alimenta de insectos y, sobre todo, de lombrices que caza en su red de galerías y túneles. La biología y las costumbres de este anfisbénido se conocen poco todavía. Existen más de un centenar de especies diferentes, que forman la familia de los an-fisbénidos, distribuidas en América, Africa y países mediterráneos. Las anfisbenas están particularmente bien representadas en la América tropical, donde se descubren cada año nuevas especies. Muchos de estos lagartos vermiformes, viven en hormigueros y comejeneras y se alimentan de sus huéspedes. A veces, durante las grandes lluvias ocurre que las galerías quedan totalmente anegadas, lo cual obliga a las anfisbenas a salir a la superficie. Se desplazan por el suelo como las lombrices, en línea recta, al contrario que los luciones, que caminan ondulándose y buscan apoyo para avanzar.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *