Angelote

Es un tiburón llamado "rayiforme"

Se cuentan una docena de especies de angelotes o ángeles del mar, que constituyen la pequeña familia de los Escuatínidos. Su aspecto general hace pensar en las rayas, aunque esta analogía de estructura no se traduce en un parentesco real: son verdaderos tiburones, cuya distribución geográfica cubre el conjunto de los océanos tropicales y de los mares cálidos del globo. El angelote se caracteriza por el alargamiento y aplastamiento considerables de su cuerpo. El hocico es obtuso y la boca se abre en su extremidad, y no por debajo como en los otros tiburones. Las aletas pectorales y pelvianas, muy amplia mente lobuladas, justifican el nombre de “pez-violín” que también se le da a este animal. La cola, ahusada y cilíndrica, lleva las dos aletas dorsales, altas aunque de reducido tamaño. Al igual que los otros tiburones, el angelote se propulsa por ondulaciones de la cola. El angelote vive generalmente en los fondos, en aguas poco profundas, ya sea en la proximidad de las costas o en los alrededores de los fondos altos. Sin embargo, pasa el invierno a mayores profundidades. Se alimenta de peces planos, crustáceos y moluscos que viven en el suelo marino, aunque llegue a cazar en pleno mar igual que un verdadero tiburón. La especie típica, Squatina, frecuenta el Mediterráneo y las aguas costeras de Europa occidental. A pesar de su tamaño ya respetable —hasta 2,5 metros. de longitud— es un pez más bien tristón, en absoluto peligroso. Su carne no ofrece un gran interés económico, pero su piel se emplea para usos variados: pulimento de diversos objetos, por ejemplo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *