Anthaxia

Un coleóptero con aspecto metálico

La familia de los bupréstidos, de la que forma parte la. anthaxia del roble, es una de las más espectaculares de los coleópteros. Los colores de reflejos metálicos de sus élitros hacen que sea uno de los grupos más buscados por los coleccionistas. Cuenta con unas 15 000 especies repartidas por todos los continentes; el género Anthaxia, que comprende 400 especies, está ausente, sin embargo, en Australia. Estos colores tornasolados, desarrollados hasta grados extremos en las especies exóticas, haciéndolas parecer verdaderas joyas rutilantes, les han valido el apodo de “coleópteros metálicos”. Estos magníficos reflejos se deben a las interferencias de la luz sobre las diferentes capas de la cutícula. La anthaxia del roble vive en Europa meridional. El adulto, florícola, liba preferentemente las flores amarillas. Es diurno y aparece a principios de la estación, volando ágilmente bajo el sol y despegando al menor peligro tan rápidamente como una mosca (la longitud de sus élitros le permite no tener que replegar las alas en reposo, al contrario que los demás coleópteros, lo que explica esta rapidez de despegue). La puesta se efectúa sobre las cortezas de los robles y las encinas; nada más nacer, la larva ataca la madera perforando una galería de sección ovalada muy característica, que permite reconocer a simple vista la galería de una larva de bupréstido, mientras que la mayoría de los demás insectos xilófagos hacen galerías cilindricas. Las anthaxias atacan preferentemente a los árboles débiles o en mal estado; son, pues, parásitos secundarios o terciarios, de importancia económica relativamente escasa.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *