Araña doméstica

Ha seguido al hombre por todas partes

La araña doméstica, o tegenaria, Tegenana domestica, es, sin duda, la especie más ampliamente extendida y la más común. No se la encuentra apenas en plena naturaleza, sino que, por el contrario, existen muy pocas casas y demás edificios en los que este comensal del hombre no haya establecido su domicilio. Hay dos especies de arañas domésticas en Europa, pero se parecen tanto por su forma, su coloración y sus costumbres, que podemos considerarlas conjuntamente. La araña doméstica existe en todas las regiones del mundo donde ha seguido al hombre. Se la encuentra en las casas de Siberia y de Alaska, así como en las chabolas de las regiones tropicales. Esta araña busca los lugares más bien oscuros y no teme en absoluto que haya cierto grado de humedad. Es ésta la razón por la cual se la suele encontrar en las bodegas y zócalos de las casas. La araña doméstica teje una tela en forma de hamaca horizontal Hilos de sostén, a veces muy largos, aseguran la estabilidad de la estructura, que constituye a la vez el territorio personal de la araña y una trampa muy eficaz para asegurar su subsistencia. Esta tela está siempre dispuesta en un rincón, a menudo detrás de un mueble o un cuadro, por ejemplo. A la araña doméstica no le gustan las molestias, por lo que escoge un lugar en el que la escoba del ama de casa no le moleste demasiado. En el extremo de su tela, la araña construye una especie de corto túnel, en cuyo fondo espera a su presa El macho es mucho más pequeño que la hembra y vive separado de ella.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *