Argonauta

El macho es veinte veces menor que la hembra

El argonauta es un pulpo como los demás, pero segrega una elegante concha externa, delgada como el papel; de ahí su nombre inglés de «paper nautilus» o nautilus de papel. Existen una media docena de especies, que llevan una vida pelágica en los mares cálidos del mundo entero. El argonauta nada habitualmente en superficie, propulsándose al lanzar violentamente agua por su sifón, como lo hacen las sepias y los otros pulpos. Dejando a un lado su concha, el argonauta presenta la estructura general de un pulpo: cuerpo en forma de saco, ocho brazos provistos de ventosas alrededor de la boca armada de un pico córneo, grandes ojos perfeccionados. La concha del argonauta parece tener dos funciones principales: la de «barquilla hidrostática», que permite flotar al animal, y la de «nido», ya que sólo la posee la hembra y es ahí donde cobija su puesta. Esta concha es segregada por el primer par de brazos, ensanchados en forma de raquetas. El animal también se adhiere a su concha con la ayuda de estos brazos especiales; el argonauta puede abandonar temporalmente su «flotador», en efecto, pero no sabría estar siempre sin él. La característica más extraña del argonauta es su dimorfismo sexual. El macho, minúsculo, es por término medio veinte veces más pequeño que la hembra. Desprovisto de concha, vive en el seno del plancton marino. Uno de sus ocho pequeños brazos, especializado, le sirve de órgano de reproducción. Linneo, estudiando este órgano en el siglo pasado, creyó habérselas con un gusano parásito del argonauta y lo bautizó Hectocotylus, es decir: «que tiene cien ventosas».

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *