Ariónido rojo

Aunque es hermafrodita, necesita aparearse

Los ariónidos son unos moluscos terrestres que sólo se diferencian de los caracoles por la ausencia de concha externa. El ariónido rojo, Arion rufus se encuentra por toda Europa. Muy común, vive en los prados y jardines donde su voracidad es temible. A pesar de ser hermafrodita, o sea, a la vez macho y hembra, no se fecunda a sí mismo. Como ocurre en los caracoles, la fecundación es cruzada: en efecto, hay apareamiento y cada uno de los dos individuos interpreta a la vez el papel del macho y el de la hembra. El ariónido rojo pone una gran cantidad de huevos, agrupados en varias docenas en una especie de sacos muy flojos. Los deposita en lugares sombreados y no es raro encontrarlos en los muros de los jardines. Al cabo de algunas semanas, los jóvenes ariónidos salen del huevo. Sin tener en cuenta el tamaño, son totalmente semejantes a sus padres; al cabo de 6 ó 7 meses, alcanzan su tamaño definitivo. Más que los caracoles, que están protegidos por su concha, los ariónidos temen a las sequías y sólo se muestran activos cuando el grado de humedad de su entorno es elevado. Durante las horas calurosas del día, cierran sus orificios pulmonares y permanecen absolutamente inmóviles en los lugares sombreados. Pero en cuanto sienten el frescor de la noche, salen en busca de alimento. El ariónido rojo se alimenta sobre todo de plantas herbáceas, causando a veces serios destrozos en los jardines. Sin embargo, es preciso señalar que no es exclusivamente herbívoro: en efecto; no desprecia los cadáveres de animales.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *