Armiño

Pequeño y elegante carnívoro, pero muy sanguinario

El armiño, que es uno de los carnívoros más pequeños del mundo, es, a lo que parece, uno de los más sanguinarios también. Muy extendido por Europa, vive en los bosques y los campos; se le encuentra frecuentemente en campo abierto. Puede establecer su domicilio bajo un gran montón de piedras o en una madriguera cuidadosamente disimulada en el corazón de un matojo espinoso. Parece ser que los setos vivos, tal como se encuentran, por suerte, en muchos lugares son su albergue favorito. Nunca se ha podido afirmar que el armiño sea nocturno o que, por el contrario, sea diurno, ya que es imposible observarle en todo momento del día o de la noche. Pasa el día en varias fases de actividad entrecortadas por períodos de sueño más o menos prolongados. El armiño es terrestre y no trepa, aunque está dotado de una gran agilidad y salta maravillosamente. En la llanura y en las regiones meridionales, conserva su pelaje marrón con el vientre blanco durante todo el año. En la montaña y en las regiones más frías, cambia de color después de su muda de otoño, volviéndose enteramente blanco. Solamente el pincel de pelos negros que adorna el remate de su cola permanece siempre negro. Antiguamente se cazaba el armiño por su suave piel, de una gran calidad, y de la que se confeccionaban pellizas y abrigos preciosos. Actualmente, existe la tendencia de reemplazar la piel del armiño por la del visón de cría, igualmente bello pero no tan costoso. El armiño se alimenta principalmente de roedores, que persigue incluso hasta dentro de sus madrigueras.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *