Ascidiella scabra

Tiene gran sensibilidad táctil

Los individuos de esta especie viven aislados: es una ascidia “simple”. Este animal, de color entre amarillo grisáceo y pardo rojizo, vive bajo una envoltura transparente y cristalina de menos de 4 cm de largo. En una de sus extremidades se hallan dos protuberancias atravesadas por un orificio, el sifón bucal por donde penetra el agua, y el sifón cloacal por el que se evacúa. Si se toca cualquier parte del animal, reacciona cerrando el orificio de sus sifones, y a continuación se contrae, lo que produce el efecto de expulsar el agua contenida en su cavidad interna o atrio. La reacción es tanto más fuerte cuanto más se acerca uno a los sifones; en este caso se obtiene un pequeño chorro de agua de considerable fuerza. La envoltura, cruzada por vasos sanguíneos que la alimentan, está forma da por una masa de sustancia amorfa, la tunicina, que contiene buena proporción de celulosa. Esta túnica suele contener numerosos parásitos; lo mismo en la superficie que en su interior. Así, Ascidiella puede contener un pequeño molusco bivalvo del género Modiolaria. Algunas especies próximas poseen una túnica tan cubierta de epibiontes que resulta difícil distinguir al animal. Por ello, estas especies se denominan a menudo “microcosmos”. El desarrollo de Ascidiella presenta un ciclo que dura dos años, de julio a julio. Comienza con la metamorfosis de la larva, que se fija en el mes de julio. Luego, el animal crece y alcanza un tamaño de 2 cm en septiembre. Después de un descanso invernal, comienza a crecer de nuevo de junio a septiembre, en que alcanza su tamaño máximo de 4 cm.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *