Asilo

La hembra ataca al macho antes deI apareamiento

El asilo o mosca rapaz es uno de los dípteros más curiosos que existen. Es un auténtico asesino entre los insectos alados. Con ayuda de sus puntiagudas piezas bucales, en forma de puñal, se nutre exclusivamente de sangre. Existen más de 4000 especies, siendo la mayor el asilo abejorro, que alcanza 3 cm de longitud. Algunos asilos tienen el cuerpo cubierto de pelos que forman un vellón, lo que les da aspecto de arañas. Otros han adoptado el colorido típico de las avispas, lo que automáticamente hace que se las clasifique entre los insectos peligrosos. De hecho, estos dípteros no atacan al hombre, pero en cambio dan una caza sin cuartel a toda criatura volante del campo. Incluso las mismas libélulas, tan famosas por su asiduidad a la caza de insectos, no pueden rivalizar con el encarnizamiento de que hacen gala los asilos, que llegan a atacar hasta a las mayores libélulas sin temor alguno a sus impresionantes mandíbulas trituradoras. El asilo caza casi siempre al acecho. Posado sobre una hoja o una ramita, puede permanecer inmóvil durante más de una hora, esperando pacientemente a que un insecto inconsciente ante la muerte que le acecha, venga a posarse cerca. Como una fiera, el asilo salta entonces y mata rápidamente a su víctima para chuparle la sangre. Las hembras llegan incluso a atacar a los machos cuando éstos se acercan para aparearse. Si un macho quiere fecundar a una hembra, debe darse mucha prisa y hacerlo por sorpresa mientras ella esté ocupada en devorar a una presa, pues, de lo contrario, será él quien sirva de banquete.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *