Atlas

Uno de los mayores lepidópteros nocturnos

La mayoría de los miembros de la familia de los Satúmidos, igualmente conocidos por el nombre de Atácidos, son lepidópteros de gran e incluso de muy gran tamaño. Existen verdaderos gigantes entre ellos, como el hércules, Coscinoscera Hercules, que bien merece su nombre, puesto que la superficie total de sus cuatro alas sobrepasa los 300 cm2. El atlas, Attacus atlas, que ilustra esta ficha, le sigue de cerca y se distingue por la envergadura de sus alas anteriores. El atlas es asiático y su distribución geográfica cubre todas las regiones tropicales del continente. Espejos translúcidos adornan sus alas. Cuando vuela, el atlas aletea con lentitud y parece enteramente un murciélago. Sin embargo, sería erróneo creer que todos los ejemplares de esta especie nocturna son gigantes. Existen, esto es cierto, y son invariablemente hembras -siempre mayores que los machos—, pero la variabilidad del atlas es sumamente notable. Así, a veces se encuentran individuos, perfectamente bien constituidos y viables, que miden la mitad que otros; más curioso todavía es que las orugas procedentes de una misma puesta puedan alcanzar distintos grados de desarrollo, llegando unas a ser muy grandes y otras quedándose en un tamaño inferior. Esto se debe a la calidad y la cantidad más o menos grande de alimentos, que depende de condiciones ecológicas más o menos favorables al crecimiento. Las plantas nutricias del atlas son sobre todo el canelero y el hibisco, pero hay muchas más. En cautividad, se consigue criar orugas sobre rododendro y sauce.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *