Aurora

Mensajera de la primavera

La aurora es una de las primeras mariposas diurnas que alegra con su presencia nuestros prados y bosques en las hermosas mañanas primaverales. Aparece desde el mes de abril y su periodo de vuelo se prolonga hasta finales de mayo, e incluso hasta últimos de julio en localidades de altura. Es una mariposa ampliamente difundida en nuestro país y en todo el continente europeo. Es particularmente abundante en los biotopos frescos y húmedos, que favorecen el crecimiento de una de sus plantas favoritas: el mastuerzo de los prados. La aurora presenta un notable dimorfismo sexual: mientras que la hembra es completamente blanca, adornada por algunos dibujos gris oscuro, de modo que se parece mucho a sus parientes, la blanquita de la col (Pieris rapae) y la blanca de venas verdes (P. napi), el macho presenta grandes manchas de vivo color naranja en el ángulo superior de las alas anteriores, En la cara inferior, macho y hembra llevan unas estrías verdes, igual que la blanquiverdosa (Pontia daplidice). Este dibujo garantiza a las mariposas un camuflaje excelente cuando se posan en las flores, con las alas cerradas. También la oruga y la crisálida están bien protegidas en el medio vegetal. La oruga se adhiere a lo largo de los tallos, de modo que prácticamente resulta invisible. La crisálida se parece a una semilla o a una hojita seca; permanece junto a una ramita, así que pasa completamente desapercibida. En Francia está presente otra especie muy parecida, concretamente en el Midi: es la aurora de Provenza (Anthocharis euphenoides). Se diferencia de la aurora común porque el fondo de sus alas es de color amarillo limón y no blanco.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *