Autillo

Es el más pequeño de los búhos europeos

El autillo es un ave bastante misteriosa, experta en el arte del camuflaje. Su forma esbelta y alargada, combinada con la coloración mimética de su plumaje, le permite pasar totalmente desapercibido para el observador, que seguramente lo confundirá con un trozo de rama seca. Al contrario de lo que les ocurre a los demás búhos europeos, el autillo es migrador y pasa el invierno en Africa del Norte, volviendo a Europa en abril para anidar. El autillo constituye una especie de réplica en miniatura del búho real o búho gran duque. Se diferencia de su pariente gigante por el hecho de que no teme al hombre. Por el contrario, parece encontrarse a gusto en los pueblos e incluso en las ciudades, donde encuentra gran cantidad de lugares apropiados para anidar y le resulta fácil alimentarse. Es muy aficionado a los huertos y a las plantaciones de árboles. En los países mediterráneos, se le encuentra frecuentemente en los olivares. En la montaña, llega a subir hasta los 1. 200 m; más allá de esta altitud, hace demasiado frío para él. El autillo permanece inactivo durante el día y espera la oscuridad para salir de caza. Ante todo, es insectívoro y se precipita como una bala sobre los insectos gruesos y las mariposas esfinge. A veces se le puede observar cerca de los faroles o lámparas nocturnas, donde espera la llegada de insectos atraídos por la luz. Además de insectos, el autillo captura y devora también roedores y pajarillos. Al contrario que los otros miembros de su familia, despluma a los pájaros que ha atrapado antes de comérselos. Anida en un agujero de árbol, pero puede acomodarse muy bien en un nidal artificial o en un hueco de algún viejo muro.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *