Avefría coronada

Defiende con valor su territorio

Esta ave es muy conocida desde hace tiempo, debido a su temperamento curioso: tiene por costumbre emitir gritos agudos en cuanto se da cuenta de que una persona la está observando o que circula algún depredador, por las cercanías. No duda en atacar a los perros o a otros carnívoros de pequeño tamaño, así como a las grandes aves terrestres que pasan por el territorio donde anida. La avefría coronada no teme ni siquiera al hombre, sobrevolando a poca altura por encima de él: quizás se trate de una especie de exhibición que tiene como objetivo alejar al intruso de la puesta o de la nidada. Esta pequeña zancuda —que vive por parejas, pero que muestra su sociabilidad al caer la tarde— se encuentra a su gusto en las sabanas de hierbas poco densas y en los lugares despejados, ya sea un campo de aviación o un terreno con matorrales dispersos. Cuando el sol se ha puesto, se la puede ver evolucionar en el espacio formando pequeños grupos. El grito de alarma al principio es bastante grave, después se vuelve mucho más agudo para acabar transformándose en una especie de ladrido. La nidificación se producé en el Transvaal entre agosto y octubre, y de julio a diciembre en la provincia de El Cabo. El nido, bastante sencillo, está cubierto por hierbas secas y contiene unos huevos de color beige, moteados por manchas marrón oscuro y con marcas grises subyacentes. Esta avefría muestra predilección por los lugares en que el fuego ha devastado la vegetación de la sabana, pues en ellos encuentra después nuevos brotes verdes y tiernos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *