Avefría

Anima las praderas húmedas en primavera

Al contrario que las demás zancudas, las avefrías, de las que hay cinco especies en el mundo, no frecuentan las orillas ni los pantanos. Prefieren establecerse en las praderas húmedas e incluso en los pastizales y en los campos cultivados. Evitan la vegetación densa y no se encuentran más que en lugares descubiertos, donde se alcance a ver hasta el horizonte. Son aves hurañas, que echan a volar a la menor alarma. Desde hace varios años las avefrías han colonizado los aeropuertos, donde las amplias zonas de praderas constituyen una especie de refugio. Durante la época de reproducción, las avefrías se dispersan por parejas, pero más tarde, cuando los pequeños están ya criados, se reúnen en grupos numerosos esperando la migración del otoño, ya que nuestra avefría de Europa, representada en esta ficha, es una migradora. No es una migradora clásica, que efectúa un viaje norte-sur y viceversa dos veces al año, sino que es más bien una errante. No busca particularmente los países cálidos para invernar, sino que le gusta errar de una región a otra en busca de lugares propicios donde el alimento sea abundante durante la mala estación. El régimen alimenticio del avefría es muy variado, pero consiste principalmente en todo tipo de insectos. También come grano y verdura, pero en una proporción infinitamente menor que presas vivas, que atrapa con un rápido picotazo. Cuando se ve sorprendida con su nidada, la hembra finge estar herida y se aleja llamando la atención del intruso sobre ella.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *