Avetorillo común

Pasa totalmente inadvertido en los cañaverales

Este pájaro es mucho más pequeño que el avetoro común, pareciendo realmente un enano al lado de su primo. Su plumaje negro, amarillo y blanco le sirve de camuflaje, ya que, a pesar de su brillantez, estos colores se armonizan perfectamente con los rayos del sol entre la vegetación, y tanto su postura como su inmovilidad le hacen totalmente mimético. La actitud característica del avetorillo común es la de mantenerse de pie, con el cuerpo tenso y el cuello erguido con el pico apuntando hacia el cielo. Este ave permanece así, perfectamente inmóvil durante horas. Sin embargo no está mirando al cielo; sus ojos están situados de tal forma que al adoptar esta postura, el avetorillo mira hacia delante, frente a él. El avetorillo común trepa y corre con una desconcertante facilidad por los tallos de los carrizos inclinados e incluso casi verticales. La increíble agilidad de sus largos dedos le permite adoptar posiciones totalmente imprevisibles y mantenerse en perfecto equilibrio sobre sus móviles posaderos. Cuando está verdaderamente alarmado, el avetorillo común se queda rígido y se estira afinando el cuerpo, lo que le asemeja a una rama seca. Encontramos una actitud análoga en el búho chico, que, cuando tiene miedo, también se metamorfosea en rama seca. El avetorillo común se muestra activo durante el día, aunque es sobre todo en el crepúsculo cuando se dedica a la caza. Se alimenta de ranas, insectos, larvas y peces pequeños. También le gustan los renacuajos y las sanguijuelas. Es un ave solitaria que instala su nido en el centro de los cañaverales.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *