Avispa

Hay que cuidarse de su temible aguijón

La avispa es una de las criaturas más destestadas por las picaduras tan dolorosas que inflige con su aguijón. Es un animal muy susceptible, de carácter mucho más nervioso que el de la abeja. Se diría que la avispa se mantiene constantemente en guardia y que teme ser atacada. Siempre a la defensiva, introduce su dardo en la piel de cualquiera que trata de molestarla, aunque sea involuntariamente. Existen varios centenares de especies de avispas, repartidas por casi todas las regiones cálidas. La mayoría son amarillas y negras, que son colores de advertencia y una forma de indicar lo peligroso que son estos Himenópteros. La avispa es sociable y vive en colonias más o menos numerosas. Estas colonias son efímeras y no duran más de un verano. La hembra, o reina, sobrevive y pasa el invierno protegida de la intemperie. En primavera comienza a construir el nido, en el que deposita los huevos de las futuras avispas quienes, a su vez, la ayudarán a ampliar la colonía. El nido de la avispa es una construcción muy compleja, hecha de cartón. Fabrica este material royendo partículas de madera, que mastica concienzudamente recubriéndolas de saliva. En el interior del nido, que puede suspenderse en un lugar seco y caliente, preferentemente en un techo (o también bajo tierra, en una cavidad esférica), las celdas están dispuestas horizontalmente y no verticalmente como las de las abejas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *