Avoém

La selva virgen constituye su dominio

El avoém es el representante típico de un pequeño grupo de cercopitecos de las selvas tropicales africanas, que se caracterizan por tener una mancha blanca que les cubre la nariz y por la costumbre que tienen de mover la cabeza verticalmente. La selva virgen, donde los árboles alcanzan los 30 a 50 m de altura, es el hábitat preferido de este cercopiteco. Frecuenta el nivel más elevado, pero desciende a veces al suelo para comer frutos caídos. En general, duerme a más de 10 m de altura. A pesar de que no son raros los individuos solitarios, suele estar en grupos de unos diez ejemplares como media. En el Gabón, se ha comprobado que vive más o menos asociado a otros cercopitecos, como por ejemplo el cercopiteco bigotudo, la mona y el mangabey de collar blanco. En tal caso, se puede ver a una treintena de estos monos juntos, dispersos unas cuantas docenas de metros. Cada especie forma un pequeño grupo independiente o se mezcla con sus vecinas. Este agrupamiento puede durar varios días. El avoém come hojas, brotes, frutos así como flores y algunos insectos. Es cuadrúpedo y puede también dar grandes saltos entre las copas de árboles. Sus expresiones faciales son escasas y sólo se le ha visto enseñar los dientes o chasquear los labios. Para amenazar a un congénere, levanta la cola, baja la cabeza y permanece con los brazos rígidos. No parece tener una estación fija para la reproducción, aunque los nacimientos tienen lugar principalmente entre diciembre y abril en las selvas de la zona ecuatorial. El avoém se torna ruidoso al acercarse la noche o cuando una tormenta ensombrece el cielo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *