Avutarda de Denham

Está desprovista de copete

Junto con la avutarda imperial, esta especie es una de las avutardas más grandes de Africa occidental. Se diferencia de su pariente cercana por su copete, mucho menos nítido, la parte inferior del cuerpo, marrón oscuro, y las alas, que en pleno vuelo parecen negras y blancas. Esta avutarda fue descrita en 1826, tras ser descubierta por los naturalistas Denham y Clapperton en las cercanías del lago Chad. Debido a su peso, el ave se ve obligada a tomar impulso antes de emprender el vuelo. Primero corre unos diez metros, se eleva hasta 20 ó 30 m para volver a descender describiendo una larga trayectoria en suave pendiente (hasta 800 m). Si se la molesta, enseguida se posa en la hierba y, una vez calculada la distancia, la avutarda yergue la cabeza y vigila de lejos al que la importuna. Como sucede en otras especies, la parada nupcial es espectacular, convirtiéndose el ave en una gran bola de plumaje blanco. Su alimentación incluye insectos (langostas, saltamontes), otros invertebrados y semillas. Al parecer, la avutarda de Denham es parcialmente migratoria, pero sus desplazamientos todavía no están bien estudiados. Las hembras no construyen un nido propiamente dicho, sino que depositan sobre cualquier pequeña depresión del suelo uno o dos huevos leonados con rayas oliváceas o marrón oscuro. Al sur del continente, la nidificación tiene lugar de noviembre a junio. Mientras está incubando, la hembra se muestra muy temerosa y retira los huevos si se siente inquieta. El sonido emitido por este ave se ha descrito como una especie de ladrido grave.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *