Azor neozelandés

Su insólita coloración puede inducir a error al observador

El azor neozelandés, llamado también azor variable, merece bien su segundo nombre puesto que su coloración varía según su pertenencia a una u otra de las tres fases reconocidas. En la primera, el plumaje es totalmente blanco (es el caso más frecuente en Tasmania, mientras que en Australia y en Nueva Guinea sólo una parte de la población es inmaculada); en la segunda, la parte superior del cuerpo es gris y la inferior, parda; la tercera forma tiene la parte superior gris y la inferior blanca. Las aves de ambos sexos son semejantes si pertenecen a la misma fase. Se ha sugerido que las aves blancas, por su parecido con las cacatúas, podían acercarse con mayor facilidad a sus presas, pero esta afirmación no ha podido ser demostrada hasta ahora. Las hembras, de mayor tamaño, capturan sobre todo mamíferos y reptiles, mientras que los machos se apoderan de pájaros (pequeños megápodos) y grandes ortópteros. Se ha visto al azor neozelandés perseguir palomas. Caza al acecho o directamente. Su vuelo es rápido, pero es capaz de sostenerse inmóvil en el aire, durante algunos momentos, como nuestro cernícalo. Según la región, tanto si ha sidó perseguido como si no, es indiferentemente familiar o asustadizo. Construye su nido en un árbol, pero a veces utiliza un viejo nido de cuervo. Forra el interior con hojas verdes. Entre agosto y diciembre, la hembra pone unos huevos azulados que incuba en alternancia con el macho. Sedentario, se puede ver aveces al azor neozelandés en las selvas secas, pero evita siempre los desiertos. Es solitario o vive, como mucho, en parejas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *