Azor vocinglero

Hay dos con el mismo nombre

El azor vocinglero ocupa el lugar de las aves del género Accipiter en los lugares áridos; pero no es el único, ya que una especie muy cercana, Melierax metabates, se da también en el continente africano. Estas dos aves parecen excluirse mutuamente, ya que sus áreas de distribución no coinciden, salvo en Tanzania meridional y al nordeste de Etiopía. En el Rift Valley, gran fosa tectónica que atraviesa Africa oriental, hay una zona de unos 60 km de anchura donde los dos Melierax son escasos, aunque, aparentemente, el medio les sea propicio. En vuelo, el azor vocinglero casi evoca a una gaviota o un dardabasí muy pálido, pero se diferencia por el tono oscuro de la cola y por el colorido rojo de sus patas. La voz de esta ave hace honor a su nombre: emite unos gritos prolongados, musicales y también un agudo silbido. A menudo, se le ve encaramado en un gran árbol o un poste telegráfico. Poco activo, se desplaza por el suelo para capturar a sus presas. Come lagartos, grandes insectos y otros pequeños animales. Su vuelo es directo e incluso llega a cazar codornices (por ejemplo Coturnix delegorguei). Durante las paradas nupciales, el macho sube a gran altura mientras emite unos ruidosos gritos. La nidificación se produce en invierno en la provincia de El Cabo y de septiembre a noviembre en Rodesia. El nido está situado en un árbol, un matorral o en la punta de un poste. Está hecho de ramas y tapizado de pelos por dentro. Los huevos son azulados. El color del iris varía con la edad: es amarillo-verdoso en los polluelos y se convierte en rojo-pardo en el ave adulta.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *