Balasur

Tiene un hocico de cerdo y un pelaje muy tieso

En la familia de los mustélidos, el balasur está en fuera de juego, ya que no comparte la finura, agilidad y gracia de la mayor parte de los carnívoros con los que está emparentado. Este balasur de garganta blanca, también llamado con justicia tejón-puerco (hog-badger, en inglés), realmente tiene un aspecto poco cautivador. La verdad es que parece una mezcla de ambas cosas; su hocico es como el de los cerdos y el conjunto del pelo es bastante tieso. No existe más que una especie del género Arctonys, pero está ampliamente distribuida por el sudeste de Asia. Se le puede encontrar tanto en las llanuras como en alta montaña. Una de las características de este balasur es la existencia de unas garras largas y potentes en sus miembros anteriores. Le son muy útiles para cavar profundas galerías con una cámara esférica al fondo y una abertura al principio. Abandonan su refugio cuando llega la noche, por lo que puede decirse que no se le ha observado prácticamente nunca en los bosques y montes bajos que constituyen su hábitat. Los zoólogos suponen que las costumbres y el modo de vida del balasur son muy semejantes a los del tejón europeo. Pocas cosas se saben a ciencia cierta sobre este animal; la curiosa forma de su hocico permite considerar que el balasur busca su alimento hurgando con él tanto en el suelo como en la capa de humus. Tal vez su régimen alimenticio sea mixto y no exclusivamente carnívoro. Se ha tachado a este mustélido de peligroso, pues cuando se siente acorralado se defiende con una fiereza indescriptible. En cualquier caso, también capturarle resulta difícil, pues no cae fácilmente en las trampas que se le ponen con esa intención.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *