Bandicut conejo

Se parece, al mismo tiempo, al canguro y al conejo

Existen varias especies de bandicuts, o «bandicoots»; todas ellas viven en Australia y en Nueva Guinea, y pertenecen al orden de los marsupiales. Son animales muy pequeños. La ilustración de esta ficha nos muestra al bandicut conejo. Este nombre le viene muy bien, ya que tiene muy desarrollados los pabellones de sus orejas. El bandicut tiene unas patas muy particulares y sus dedos terminan en unas uñas muy largas, tres en los miembros posteriores y solamente dos en las anteriores. Esta morfología de sus uñas permite al bandicut cavar madrigueras, cosa que hace muy hábilmente. Su madriguera puede alcanzar e incluso sobrepasar los dos metros de profundidad. Termina en una amplia cámara, donde el animal se mantiene durante las horas más cálidas del día. El bandicut entra en actividad al caer la noche. Abandona su agujero, dedicándose primeramente a su aseo, después de lo cual sale a cazar. El bandicut posee una sólida dentadura de carnicero y se alimenta de toda clase de pequeños animales vertebrados o invertebrados. Los insectos constituyen una parte importante de su régimen alimenticio, aunque el bandicut no desdeña por eso ciertas materias vegetales como bulbos, raíces, etc. Persigue a sus presas cuando se entierran, y cava rápidamente para sacarlas y atraparlas. Esta costumbre le hace odioso en los jardines, ya que los arriates quedan así sembrados de pequeños agujeros, testimonios de las cazas nocturnas de este animal. Los aborígenes australianos comen la carne del bandicut, saboreándola como un manjar selecto.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *