Barbastelo

Sale de su refugio antes de qüe se ponga el sol

Existen dos especies de barbastelos: el barbastelo europeo y el barbastelo asiático, Barbastella leucomelüs, cuya área de distribución se extiende hasta Extremo Oriente (algunos naturalistas indican 3 especies para el género). Detengámonos en la especie europea, uno de los murciélagos más frecuentes y conocidos. Su vuelo alto, rápido y caprichoso de volteretas, picados y arabescos, puede ser observado con detalle, dado que sale de sus escondites al atardecer. Cuando estos murciélagos son abundantes en algún lugar, sus evoluciones aéreas se parecen curiosamente a las de las golondrinas o los martinetes. El barbastelo hace gala de ana gran destreza para atrapar mariposas nocturnas (Noctua prónuba) o cualquier insecto detectado mediante su «sonar» ultrasensible. Este murciélago sorprende a sus presas con el eco sonoro de sus gritos: en este sentido, es preciso constatar que ciertos lepidópteros nocturnos son particularmente sensibles a los gritos de su enemigo alado. El barbas-telo vive debajo de las tejas y frecuenta todos los huecos y rincones imaginables de nuestras casas, y no tanto los troncos huecos. También se observan periódicamente reuniones de esta especie en cuevas. Muy poco sensible al frío, el barbastelo no teme el mal tiempo como otros murciélagos y se le ve en lugares expuestos al viento. Duerme poco y su sueño invernal es ligero, entrecortado con frecuentes despertares. A veces, caza en pleno invierno, cuando el tiempo es más benigno. En montaña, se ha podido ver esta especie a 2000 m de altitud.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *