Barbo de Schubert

Un pez muy misterioso

Este hermoso pez de adorno, apreciado por los acuariófilos, no se conoce en la naturaleza. Y tampoco está reconocido por la ciencia. Apareció por primera vez en Estados Unidos por obra de T. Schubert, de quien lleva el nombre; se comercializó, y actualmente, se dispone de numerosas variedades más o menos coloreadas. La cepa típica corresponde a la de nuestra fotografía: color amarillo anaranjado, ojos negros, mancha oscura sobre el pedúnculo caudal. Los machos adultos llevan además una serie de manchas negras formando una banda sobre los flancos y son más alargados que las hembras. Este pez es muy prolífico y cada hembra puede poner unos cuantos centenares de huevos que se adhieren a las plantas o caen al fondo. 36 ó 48 horas más tarde, se producé la eclosión, según la temperatura; los alevines permanecen algunas horas enganchados al sustrato. Después son alimentados con microplancton, larvas de Artemia salina en particular. Seis meses más tarde, son aptos para la reproducción. La puesta da lugar a paradas sexuales muy animadas. Los barbos de Schubert son un nuevo ejemplo de una variedad de cría obtenida por selección de reproductores que poseen tal o cual particularidad interesante en el aspecto estético o anatómico. La práctica es corriente entre las especies que se reproducen fácilmente en cautividad y los peces ornamentales no escapan a ella. Así se crean «razas» que a veces no tienen más que una lejana relación con la forma salvaje.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *