Barbo rayado

Un asiático que no hay que confundir con un africano

Este pez es un elegante representante de los ciprinos. Estos últimos se distinguen dé los caracinos, sus parientes, por la ausencia de dientes en la boca y por tener dientes en la faringe, por la ausencia de aleta natatoria adiposa, teniendo en su lugar barbillas (la mayor parte de las veces dos pares como máximo) y escamas bien desarrolladas. Mientras que los caracinos están principalmente bien representados en América del Sur, los ciprinos pululan en Asia. De estos últimos se conocen muchas más especies que de los primeros. El barbo rayado posee las características típicas del grupo de especies que algunos autores clasifican entre los Puntius, que no son otra cosa que pequeños Barbus. El barbo rayado presenta la originalidad de tener las rayas longitudinales y así no puede ser confundido con Barbus fasciolatus, de origen africano, que presenta numerosas bandas transversales. Sin embargo, puede confundirse con el barbo de líneas (Barbus lineatus), también rayado longitudinalmente, pero que no tiene barbillas. Algunos autores consideran, por otra parte, a este último como una variedad geográfica del barbo rayado. En la naturaleza, el barbo rayado vive, como la mayoría de los barbos, en grupos que nadan rápidamente en busca de alimento. Es omnívoro y se adapta bien a la vida cautiva de acuario, pero en estas condiciones no se suele reproducir, porque necesita mucho espacio cuando es adulto y esto puede explicar su inhibición. Los sexos se reconocen porque el macho es más pequeño, pero más impetuoso y con más colorido.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *