Basilisco

Atraviesa los rios corriendo sobre el agua

El basilisco, del que se conocen cuatro especies, es un curioso lagarto que vive en las regiones más cálidas de América tropical. Muy notable por el alargamiento de sus patas posteriores y sobre todo de sus dedos, es uno de los raros lagartos capaces de correr sobre dos patas, sin utilizar los miembros anteriores. Comparte esta especialidad con el «lagarto con collar» australiano. Cuando huye, parece un dinosaurio bípedo, manteniendo su larga cola horizontal o ligeramente levantada. A pesar de su pequeño tamaño, el basilisco llega a alcanzar así una gran velocidad que, generalmente, le pone a resguardo de sus posibles perseguidores. Pero hay más aún: este pequeño animal ha logrado la increíble proeza de llegar a correr sobre el agua. Lo hace muy rápidamente y así puede atravesar ríos de 30 metros de ancho. Las franjas de escamas que protegen cada uno de los dedos de sus patas posteriores hacen, podría decirse, la función de esquís náuticos. Gracias a la extraordinaria velocidad de su carrera, el basilisco se mantiene en la superficie. En el caso de que se presentase un peligro mientras el basilisco atraviesa un río, usa de otra astucia para desaparecer: se sumerge tranquilamente y prosigue su carrera en dirección opuesta, ya sea nadando o corriendo sobre el fondo del río. Puede quedar sumergido durante varias horas. Además es también un excelente trepador, que pasa el día en los árboles y sobre las rocas a orillas del agua. La hembra del basilisco pone sus huevos en el fondo de un agujero que cava en el suelo, cubriéndolo enseguida de tierra y de restos vegetales.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *