Berberecho

Un molusco que hace las delicias de los gastrónomos

Existen unas 200 especies de berberechos, una docena de las cuales frecuentan las costas europeas. Abundan en las playas y se han llegado a contar hasta 10 000 conchas por metro cuadrado en el limo de un estuario. Este molusco tiene la facultad excepcional de poder desplazarse rápidamente dando saltos relativamente grandes. Para conseguirlo, el berberecho saca su musculoso pie entre sus dos valvas y, con una rápida contracción, se catapulta hacia arriba, apoyándose en él como sobre un arado. Este pie le sirve también como herramienta para enterrarse rápidamente en el fango o en la arena. El berberecho pasa la mayor parte de su existencia completamente enterrado e invisible. El berberecho tiene numerosos ojos, situados en el borde de su concha. Aunque minúsculos, estos órganos son de una naturaleza compleja y muy evolucionada. Tienen una retina y un cristalino, pero los especialistas se preguntan para qué pueden servir, teniendo en cuenta que el animal permanece enterrado. Para alimentarse, este molusco entreabre sus dos valvas y filtra el agua del mar cargada de partículas nutritivas. El berberecho es monosexual, es decir, que tiene sexos separados. Los huevos y el esperma se sueltan por separado en el agua y sólo el azar permite la fecundación. En la naturaleza, el berberecho tiene numerosos enemigos, sin contar con el hombre, que lo pesca por millones para alimentarse. Los buccinos taladran su concha y lo devoran, las estrellas de mar los buscan con avidez y otros animales viven a sus expensas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *