Beroe

Delicada apariencia y voraz apetito

El beroe pertenece a un grupo de Ctenóforos desprovistos de tentáculos prensores. El orden de los Beroides comprende solamente el género Beroe, pero sus casi 50 especies ocupan casi todos los mares del mundo y a veces forman bancos tan amplios como el plancton. La especie B. Ovata se encuentra cerca de Gran Bretaña, en especial a la altura de sus costas occidentales, así como en el Mediterráneo y el Atlántico. Los individuos de la parte septentrional del área de distribución son más bien rosas, mientras que los de aguas más meridionales muestran un blanco lechoso. Todos los beroes dependen de las corrientes oceánicas para sus largos desplazamientos, pero pueden nadar eficazmente gracias a sus ocho filas de pestañas que se extienden a todo lo largo del animal. Cuando están en movimiento, producen una irisación tornasolada, cuya belleza encantó a los primeros naturalistas. Por la noche, el beroe crea su propia luz, azul o azul verdosa, pero una fuente exterior de luz puede anular esta aptitud, que el animal sólo encuentra después de una media hora en oscuridad. El beroe puede estrechar considerablemente su cuerpo, pero sólo se desplaza desplegado al máximo. Su boca es ancha, así como su garganta, cuyo último tercio está provisto de ganchos dirigidos hacia el interior, además de glándulas de veneno paralizante. El beroe parece alimentarse casi exclusivamente de otros Ctenóforos. Es lo suficientemente fuerte y voraz para dominar y envolver presas más grandes que él.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *