Boa constrictor de Madagascar

Está emparentada con las boas sudamericanas

La zoogeografía permite, en parte, explicar por qué extraño capricho se encuentran representantes de las mismas especies animales en regiones a veces muy alejadas entre sí. En algunos casos, la distribución discontinua resulta de los antiguos desplazamientos migratorios, probablemente esporádicos, o puramente accidentales. En otros, la existencia de una especie lejos de su área geográfica original se debe a las derivas de las placas tectónicas. Esto es, probablemente, lo que ocurrió con las boas malgaches y las dos antiguas especies que habitan aún la minúscula isla Ronde, cercana a la isla Mauricio. Estos reptiles derivan de especies ancestrales que poblaron Gond-wana. Parte de ellos habia colonizado América del Sur, y otros se extendieron por Madagascar y las islas Mascareñas, en tanto que una parte se extendió por el continente australiano. La boa de Madagascar constituye una especie muy interesante. Vive en los bosques muy húmedos, en el norte y este de la isla. Es un reptil terrestre, que se puede observar, de cuando en cuando, enroscado en las horcaduras de las ramas y entre las lianas, como hace su pariente amazónico. La boa de Madagascar es una auténtica boa. Esto queda demostrado por el hecho de que los zoólogos clasificasen en la antigüedad a esta serpiente en el género Boa, mientras que en la actualidad se incluye en el género Acranthopis.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *