Boca blanca

Un pequeño tiburón inofensivo

El boca blanca, también llamado mustelo o mielga, es uno de los escualos más pequeños. Su piel no presenta la rugosidad característica de la de la mayoría de los tiburones. La especie frecuenta las aguas costeras poco profundas del Atlántico Norte y abandona muy raramente el fondo, que recorre en busca de su alimento, consistente principalmente en moluscos y crustáceos. Sus dientes, diferentes de los de los otros escualos, están adaptados para este tipo de alimento: son planos y le permiten triturar las conchas de los moluscos y de los crustáceos para así extraer su carne. Los orificios nasales son otra muestra de la forma de vida del boca blanca. Colocados bajo la cabeza, facilitan la búsqueda de presas metidas en la arena. Nadando sin cesar, de delante atrás y de atrás adelante, este mustelo está siempre buscando algo que tragar. Sus ojos, aunque muy grandes, no desempeñan un papel importante en esta actividad nutritiva. Los huevos del boca blanca son fecundados, se desarrollan y hacen eclosión en el interior de la hembra. Las crías nacen en otoño e invierno. Se alimentan inmediatamente. Un pariente próximo del boca blanca, el tiburón manchado, Mustelus punstulatus, del mediterráneo y de las costas de África del Norte, tiene un tamaño ligeramente superior al de los otros miembros de la familia de los Triákidos. Puede alcanzarlos 2 metros de longitud.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *