Búho virginiano

Sufre la influencia climática del biotopo en que vive

Este búho americano se encuentra desde la taiga hasta las selvas ecuatoriales de la Amazonia, desde el nivel del mar hasta más de 3. 000 m, en los Andes. En esta rapaz nocturna la influencia del medio ambiente se manifiesta especialmente, traduciéndose en variaciones tanto del tamaño como del colorido. Es menos potente que el búho real. Desarrolla su actividad casi exclusivamente por la noche: vuela sigilosamente, se sitúa sobre los troncos de los árboles y desde ellos se lanza sobre cualquier animal, excepción hecha de los grandes mamíferos. Se alimenta tanto de liebres o cervatillos, como de aves grandes y pequeñas, ranas, serpientes, peces, insectos y prácticamente de cualquier artrópodo. El búho virginiano muestra preferencia por las grandes masas forestales pobladas por árboles añosos. A veces sucede que si varios individuos de esta especie habitan el mismo bosque consiguen que desaparezca gran parte de la caza, pues son aves muy voraces. En enero o febrero entran en celo y los machos cortejan a las hembras con las que convivirán durante bastante tiempo. Juntos cazan las presas y construyen o reconstruyen sus grandes nidos, situados sobre las ramas de los árboles y, por lo general, a bastante distancia del suelo. En ocasiones, la hembra pone los huevos en nidos que antes pertenecieron a alguna rapaz diurna, una corneja, o una ardilla, y que a veces están situados en una cornisa rocosa e incluso en un tronco hueco. La hembra se encarga de la incubación y, aunque la pareja permanece todo el año en su territorio, sólo lo defiende cuando se acerca la época de nidificación.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *